martes, 28 de febrero de 2017

Diabetes controlada, encías y cuerpo sanos

www.cuidatusencias.es
¿Sabías que cuidando tus encías ayudas a la prevención de la aparición de la diabetes? ¿Y que un tratamiento periodontal controlado mejora los niveles de glucemia en personas con diabetes?

Estas dos enfermedades, diabetes y periodontitis, prevalentes y a la vez desconocidas para la mayoría de la población, tienen una relación bidireccional importante y, si no se controlan de manera conjunta, pueden llegar a ser contraproducentes para tu salud.

En nuestro país, en adultos entre 35 y 44 años, sólo hay un 14,8 % de personas con las encías sanas: el 59.8% tendría gingivitis y el 25.4% periodontitis. Respecto a la diabetes, se calcula que el 13.8% de la población mayor de 18 años la tiene de Tipo 2 y hay un 6% de población que la tiene pero aún no ha sido diagnosticada. (Fuente: Cuida Tus Encías, número 6).

Con estas cifras, expertos en diabetes y odontólogos consideran básico informar a sus pacientes con diabetes sobre el riesgo aumentado de sufrir una enfermedad periodontal, de las dificultades del control glucémico si se tienen problemas en las encías y de que tendrán un mayor riesgo de sufrir otras complicaciones si no toman medidas preventivas y de control.

Veamos algunas claves para entender la bidireccionalidad entre estas enfermedades:

- Partimos de la base de que la diabetes supone un factor de riesgo para desarrollar periodontitis; y que la periodontitis es una complicación derivada de la diabetes.

- También está demostrado que una mayor duración de la diabetes aumenta la severidad en periodontitis.

- Como cualquier otra patología infecciosa, la periodontitis altera el estado metabólico-endocrino de las personas.

- La periodontitis destruye el tejido que soporta los dientes, provocando reabsorción ósea y produciendo cambios sobre células inmunocompetentes y otras que participan en la prevención de las inflamaciones.

- Las personas con diabetes también padecen una reducción en el flujo salival y esto a su vez redunda en la aparición mayor de placa dental, caries, infecciones y enfermedades periodontales.

- Sabemos además que los pacientes con diabetes son más susceptibles a las infecciones en general y a la periodontitis en particular debido a  la resistencia de los tejidos a la acción de la insulina y los cambios vasculares.

- Y por último y como una brisa de aire fresco: está comprobado que un control en los niveles de glucosa hará que se controlen dichas infecciones.

(Post escrito y publicado el 27 de febrero de 2017 en la web www.cuidatusencias.es de la Sociedad Española de Periodoncia).

martes, 14 de febrero de 2017

¿Qué debes saber sobre los colutorios?


www.cuidatusencias.es

Los colutorios orales o enjuagues bucales forman parte de la higiene oral diaria de muchas personas. Son productos básicos en la limpieza dental porque nos ayudan a mejorar la salud de nuestra boca, sin sustituir al cepillado ni a la limpieza entre dientes.

En el mercado hay un amplio abanico de colutorios pero hay que saber cuál nos hace falta, es decir, cada boca necesita un colutorio acorde a sus necesidades. Recuerda que la mejor elección siempre vendrá de la mano de tu dentista.

¿Por qué?

Porque estamos tratando con un líquido que, mal usado, puede manchar o dañar el esmalte dental:

- Los enjuagues que contienen clorhexidina están enfocados al cuidado de encías inflamadas tras determinadas intervenciones dentales. Se trata del agente desinfectante más eficaz del que disponemos. Sin embargo, su uso mantenido puede manchar los dientes o alterar el gusto, aunque estos efectos desaparecen tras su uso y las manchas se eliminan con una limpieza profesional. Por eso, el uso de colutorios con clorhexidina debe ser indicado por tu dentista.

- Hay otros enjuagues bucales que pueden ser empleados de forma diaria ya que no suelen presentar efectos secundarios. Se trata de los colutorios a base de triclosán y aceites esenciales, que son especialmente útiles en aquellas personas que han tenido problemas en sus encías y deseen complementar su cepillado con un enjuague.

- Un tercer grupo de colutorios son los enriquecidos con flúor, de uso diario y que ayudan a tus dientes a tener una menor posibilidad de sufrir caries, junto con la dieta e higiene. Los menores también pueden usarlos siempre y cuando la dosis de flúor sea acorde a la edad y no lo traguen.

- También los hay para aquellas personas con dientes sensibles al frío, calor, cepillado o consumo de ácidos (cítricos y bebidas carbonatadas). Es muy importante seguir unas sencillas pautas de alimentación e higiene para que su uso sea lo más eficaz posible. Tu dentista/higienista estará encantado de enseñártelas.

¿Cómo se usa?

Al menos una vez al día, siempre después de tu cepillado.  Debes mantenerlo en la boca un mínimo 30 segundos y no comer nada en la media hora posterior al enjuague, para lograr que sea efectivo.


En conclusión, es muy importante que sepamos que cada persona requiere un tipo específico de colutorio en función de su boca. Nadie mejor que tu dentista/higienista para ayudarte a elegir aquel que más beneficie a tu salud bucal.

(Post escrito y publicado el 13 de febrero de 2017 en la web www.cuidatusencias.es de la Sociedad Española de Periodoncia).

martes, 25 de octubre de 2016

Nasty woman vote

Cuando Donald pronunció esta frase, interrumpiendo incluso a Hillary Clinton en su discurso, nunca se imaginó lo que estaba haciendo:



Hoy es 25 de octubre y acabo de ver en Euronews la siguiente noticia:

Así pues:

- que el mundo está cambiando a pasos agigantados.
- que los ciudadnos nos seguimos movilizando y cada vez más nos posicionamos, también con nuestros negocios, por unos ideales y por una causa común.

¡Esto antes era impensable! "Hija, vota a quien quieras pero que tus clientes no se enteren...", nos decían.

- que estoy completamente a favor de ello, pues somos personas, sujetos, con opiniones. Y yendo de frente se vive mejor y con más libertad.
- que la objetividad no existe y siento que sea una frustración para algunos desvelar el misterio está máxima que nos enseñan en todas las Facultades de Periodismo desde tiempos inmemoriales.

Y dicho esto, escrito rápidamente y que luego revisaré para añadir algo más, voy a comprar una de estas camisetas.

Aquí: https://www.nastywoman.co/

También las encontráis en facebook.

PD.- Thanks Bob for answering my email from Spain. Here you are a post in my personal blog. Congrats for the idea and go on!!!!


jueves, 1 de septiembre de 2016

Mi experiencia en muysaludable.com

Durante los meses de abril, mayo y junio he estado colaborando con weblogs y un cliente suyo, Sanitas, para dar contenidos especializados en Salud al espacio online que estas empresas han habilitado para hacer promoción de la salud, tanto en Nutrición como en Salud.

Portada de muysaludable con tres de mis post publicados.

Se trata de un blog ('muysaludable') con artículos escritos por periodistas especializados en materia y publicados con la validación de un profesional sanitario.

La forma de trabajar, un tanto novedosa, pues no es la primera vez, ni será la última que trabajo en remoto con gente que no conozco de nada y que se esfuerza por coordinar todo de la mejor manera posible a pesar de las circunstancias. Gracias Armando, Sergio y Eva por vuestro trabajo durante este tiempo.

Os dejo aquí los enlaces a los post: ha sido una experiencia nueva y, como tal, siempre enriquecedora.

Tratamientos para la epidemia del siglo XXI: la obesidad, publicado el 6 de junio de 2016.

El estrés psicológico y los complejos vitamínicos, publicado el 17 de junio de 2016.

Los antihistamínicos, ¿qué efecto tienen en nuestro cuerpo?, publicado el 21 de junio de 2016.

- La obesidad, una enfermedad en países desarrollados, publicado el 24 de junio de 2016.

¿Qué es la alimentación saludable?, publicado el 27 de junio de 2016.

- La importancia de la calidad en el material de los implantes dentales, publicado el 28 de julio de 2016.

- La sensibilidad dental: por qué sucede y cómo solucionarla, publicado el 4 de agosto de 2016.

- Consigue una nueva sonrisa con la técnica de implantes "All on four", publicado el 23 de agosto de 2016.




sábado, 25 de junio de 2016

La obesidad: una enfermedad de países desarrollados

Hablamos de sobrepeso y obesidad para referirnos a la acumulación de grasa en exceso en el cuerpo y que puede conllevar problemas de salud, y en ocasiones graves, para las personas. Su valoración individual viene estimada por el Índice de Masa Corporal (IMC).

¿Qué define el IMC?

El peso y la estatura de una persona.

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO)el IMC se calcula, exclusivamente en adultos, con la división entre el peso en kilos y la talla en metros cuadrados. El valor resultante se compara con los datos que aparecen en la siguiente tabla (archivo adjunto) y se determina el grado de obesidad o sobrepeso.

Como todo, este Índice hay que cogerlo con alfileres pues se ha demostrado algo de error en su cálculo: por ejemplo, asume una distribución que no es del todo cierta entre la masa corporal y la masa muscular y, además, añade un 10% de valor para los individuos más altos y quita otro 10% del valor para los más pequeños.

Por ello siempre conviene consultar con un especialista sobre el tema, antes de ponerse a hacer cálculos y sacar conclusiones.

http://muysaludable.sanitas.es/salud/la-obesidad-una-enfermedad-paises-desarrollados/
¿Por qué somos obesos?

Básicamente, la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas, ya sea en adultos o en niños. Aunque también puede deberse a factores genéticos.

De la importancia del establecimiento de unos buenos hábitos de vida y alimentarios en la infancia dependerá que usted sea un adulto con más o menos problemas de salud. Por eso es necesario enseñar desde pequeños hábitos saludables de vida.

Un menor obeso tendrá mayor probabilidad de ser un adulto obeso y sufrir con ello enfermedades adyacentes a la propia obesidad, como pueden ser discapacidad y/o muerte prematura.

Pero además, si su hijo o hija es obeso, tenga en cuenta que tendrá dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas, hipertensión y aparición temprana de otras enfermedades vinculadas a la obesidad como problemas cardiovasculares, diabetes y problemas psicológicos derivados de la aceptación de su estado físico y de su miedo a enfrentarse a la sociedad, incluso en situaciones de la vida diaria.

Pero la obesidad y/o el sobrepeso llevan asociados otros riesgos para su salud. 

Según el estudio ENPE, en el que analiza entre mayo 2014 y mayo 2015 a un total de 6.800 personas de entre 25 y 65 años y que analiza la prevalencia de la obesidad en general y obesidad abdominal en el conjunto del país constatándose que ambas son altas aunque de manera desigual por Comunidades Autónomas.

Asturias, Galicia y Andalucía son las regiones con los datos más altos de obesidad y Baleares, Cataluña y País Vasco las que tienen menores índices.

El estudio también pone de manifiesto que la obesidad y el sobrepeso suponen una peor calidad de vida para los pacientes y un aumento de carga asistencial y coste para el sistema nacional de salud. 

Hagamos a continuación un poquito de educación para la salud y lea estas pautas que conviene tener en cuenta si usted está preocupado o preocupada por su peso o el de sus niños:

- Nunca comience una dieta si no es prescrita por su médico, dietista, nutricionista, etc. Es decir, un experto en Salud.

- Sobre alimentación saludable no haga caso a lo primero que lea o escuche. Consulte a fuentes fiables y profesionales.

- Analice cómo cocina en casa: quizá tenga que cambiar ciertos hábitos, reducir el consumo de rebozados, empanados, fritos,...

- Ojo a las bebidas con gas y azucaradas pues su consumo en exceso también influye en la obesidad. Cuidado también con los precongelados, precocinados, etc.

- Debe saber de la importancia de masticar despacio cada bocado. Haga del tiempo de la comida un momento agradable, respetando siempre los horarios.

- Salga a hacer ejercicio. Media hora al día de paseo ligero le vendrá bien para cuerpo y mente.


Un último consejo: un experto siempre es nuestro mejor aliado en cuestiones relacionadas con la salud.

Post escrito y publicado en Muy Saludable, el blog de Sanitas, el 24 de junio de 2016.

miércoles, 22 de junio de 2016

Los antihistamínicos: ¿qué efecto tienen en nuestro cuerpo?


Primavera. Plantas en ebullición, lluvias y ... alergias. Si eres de las personas que en esta época del año lo pasa fatal, sobre todo por las alergias al polen, y necesita de su dosis de antihistamínico diaria, te interesa este post.

Las alergias son reacciones de nuestro cuerpo al entrar en contacto con alérgenos. En primavera aparecen más alergias que el resto del año porque se activan los pólenes.  Además, el cambio climático está agravando las patologías respiratorias y las infecciones por virus. Conjuntivitis y rinitis alérgica y otras afecciones en vías respiratorias altas son las patologías más tratadas en Alergias en esta época del año.

Debes conocer en qué te ayuda la rutina diaria de tomarte la pastillita y qué efectos secundarios en tu organismo tiene. Te recordamos, antes de comenzar, que cualquier duda la consultes con tus profesionales sanitarios de confianza, médico, enfermera de Atención Primaria y farmacéutico.

10 tips sobre los antihistamínicos:

1.       Los antihistamínicos son los fármacos más recetados a la población general y aunque pueden adquirirse sin receta, su prescripción la debe hacer siempre un médico, ya sea un tratamiento a demanda o continuado.

2.       Son fármacos que inhiben el efecto de la histamina, una sustancia química que se encuentra en todos los tejidos corporales y que se activa ante una reacción alérgica.

3.       Los hay de primera generación y de segunda generación, ambos con efectos secundarios diferentes.

4.       Los de primera generación son la difenhidramina, el dimenhidrinato, la clemastina, la doxilamina o la clorfeniramina. Los de segunda generación más conocidos son la loratadina, la cetirizina, la ebastina,la  rupatadina, la desloratadina (metabolito de la loratadina), la levocetirizina (isómero de la cetirizina) y la fexofenadina. Nombres técnicos pero que resultarán muy familiares para quien los toma.

5.       Los de primera generación penetran en todo el Sistema Nervioso Central y pueden causar somnolencia, aumento del apetito, sequedad en los fluidos, visión borrosa, estreñimiento, retención de la orina, ...

6.       Los de segunda generación se denominan también "no sedantes", por lo que son más seguros de cara al rendimiento laboral y escolar. Al introducirse menos en el Sistema Nervioso Central, se consideran medicamentos aptos para poder conducir y realizar otras actividades de la vida diaria que requieran concentración.

7.       Actúan controlando la histamina, para que la piel no pique, eliminando esa sensación y controlando también los picores y lagrimeos de las mucosas respiratorias y oculares. No curan la enfermedad, sino que la palían. Son un tratamiento sintomático y contrarrestan los síntomas de las alergias: picores, enrojecimientos de la piel, lagrimeos, estornudos...

8.       Además de los efectos descritos, los antihistamínicos también inhiben el vómito y la sensación de mareos.

9.       Su administración produce sequedad en todos los fluidos del cuerpo: sentirás más ganas de beber agua, tus niveles de saliva se reducirán (ojo a esto pues la saliva protege a la boca de la caries y otras enfermedades dentales), inducen a tener menos ganas de relaciones sexuales (por la sequedad vaginal) y a nivel dermatológico, pueden condicionar la aparición de manchas en la piel si no te proteges del sol.

Por último, conviértelos en un hábito y será más fácil para ti sobrellevar esa alergia tan molesta, pues son medicamentos muy eficaces. E insistimos, no tomes antihistamínicos por tu cuenta y consulta todo con tus profesionales sanitarios de confianza. Ellos te ayudan a cuidar de tu salud. 

Post escrito y publicado en Muy Saludable, el blog de Sanitas, el 21 de junio de 2016.

sábado, 18 de junio de 2016

El estrés psicológico y los complejos vitamínicos

¿Quién no ha escuchado alguna vez el consejo de "tomar suplementos vitamínicos durante la primavera"? ¿El cansancio primaveral o astenia existe? ¿Realmente necesitamos de estas pastillas vitamínicas para afrontar el día?

El sabio consejo de nuestras abuelas "come de todo" es básico para "sobrevivir" en primavera y en cualquier época del año. Quien no dedica tiempo a una alimentación adecuada, carece de vitaminas básicas para desarrollar su vida con optimismo y energía.

Las vitaminas son substancias químicas que se encuentran en pequeñas cantidades en los alimentos y son necesarias para la vida, la salud, la actividad física y para nuestro día a día.
Hay vitaminas vinculadas a componentes grasos de los alimentos y otras vinculadas a los líquidos. Entre las primeras, están las vitaminas A, D, E y K. En el segundo grupo se encuentran las vitaminas B1, B2, B3, B6, B12 y C.

Vitaminas
¿Cuál es su función?

Transforman los alimentos en energía, mantienen en buen estado el sistema nervioso, mantienen el sistema inmune en perfectas condiciones, ayudan a un buen funcionamiento de nuestros neurotransmisores y todos sus componentes, son antioxidantes, mejoran la visión, son antibacterianas, protegen de enfermedades cardiovasculares, ...

Podríamos seguir así unos cuantos párrafos más, enumerando sus propiedades y beneficios para el sistema y todo con una finalidad: todo nuestro rendimiento físico y mental dependen de ellas y, por supuesto, de una buena alimentación.

El ritmo de vida, el estrés y otros factores externos como el tabaco, café, té, alcohol y una determinada manera de cocer los alimentos en exceso, hace que las vitaminas no cumplan su función y pensamos, ante su carencia, que los complejos vitamínicos nos pueden ayudar. Pero ¿es realmente así?

Exceso de vitaminas

Una persona que lleva una alimentación normal o completa nunca presenta carencia o exceso de vitaminas.

Nuestro ritmo de vida y haber dejado de lado un poco la archiconocida como 'dieta mediterránea'  hace que esto no siempre pase, y creamos la necesidad de completar nuestra alimentación con suplementos vitamínicos que, está demostrado científicamente, no nos protegen más de enfermedades cardiovasculares ni tumorales.

La dosis diaria de vitaminas que nuestro cuerpo necesita es de apenas un miligramo. Y como es inteligente, toda aquella dosis extra que no le hace falta, la excreta.

Por ejemplo, la vitamina A es buena para la vista o para el crecimiento. Tomada en exceso se convierte en perjudicial, provocando nauseas y dolor de cabeza. Lo mismo ocurre con la vitamina D, buena para la absorción del calcio y formación de huesos, que en exceso puede producir calambres.

Los aportes suplementarios sólo deben estar indicados por un médico y en algunos casos son necesarios. Por ejemplo, la B9 como suplemento de ácido fólico para las mujeres embarazadas, pues ayuda a la formación del sistema nervioso del feto.

¿Quieres más vitaminas en tu cuerpo?

Mejora tu alimentación: así de sencillo. Busca las vitaminas en aquellos alimentos que las contienen. Aquí te dejamos una serie de alimentos beneficiosos para tu cuerpo y acordes con la época calurosa en la que nos encontramos:

Aguacate
- Aguacate: rico en vitamina E, cuidará tu piel (más expuesta a los rayos de sol) y un excelente acompañante de ensaladas fresquitas.

- Sardinas: ¿quién no disfruta en verano con los espetos se esté o no en la playa? Ricos en ácidos omega 3, son cardiosaludables.

- Frutos secos, como nueces y avellanas, los primeros también ricos en ácidos omega 3 y los segundos en Vitamina E.

- Sandías y melones: ricos en vitaminas C y A.

- Tomates: ricos en vitaminas A, B, C, E y K. Uno de los mejores alimentos para el verano, además contiene antioxidantes y carotenoides, protectores del desgaste celular y del corazón. 

- Zanahorias:  con antioxidantes y vitamina A, E y K, con abundante betacaroteno que  protege tu piel y te ayuda a tener un tono más bonito en verano.

Ya sabes, mejora tu alimentación y mejorarás tu salud.

Post escrito y publicado en Muy Saludable, el blog de Sanitas, el 17 de junio de 2016.