lunes, 20 de abril de 2015

De la importancia de crecer ...

... y otras formas de mirar atrás y saber lo que no quieres y lo que sí.

Porque según pasa mi vida me doy cuenta de lo importante que es criar hijos e hijas con salud, física y sobre todo mental. 

Niños y niñas fuertes que serán los adultos fuertes mañana. Preparados todos ellos para superar los obstáculos que la vida les pondrá y, sobre todo, preparados para superar las trabas que les irán poniendo las personas a las quieren y en las que han confiado, sean amigos o parejas o compañeros de estudios o trabajo.



Hoy es una fecha señalada en mi calendario. En su día fue triste pero desde hace algunos años se ha convertido en una bendición. Mucho. Apenas me acuerdo ya de los momentos por los que pasé y de los que sí se acuerdan mis padres y mi hermano. 

Agradezco infinito su tiempo, paciencia, dedicación, vida, palabras, gestos, fuerza, fortaleza....

Agradezco infinito su educación, su vida en familia, sus caricias, sus miradas, sus detalles, sus preocupaciones, su tiempo, incluso sus discusiones ...

Agradezco infinito una infancia vivida feliz con ellos, una adolescencia pletórica, una vida universitaria plena y un crecimiento personal gracias a ellos que otros muchos niños no han tenido (de aquellos palos, estas astillas...sí, yo una vez tuve una astilla y afortunadamente ya me la saqué).

Así quiero que crezcan mis hijas, felices, plenas, pletóricas, relativizando los problemas, disfrutando de la vida, saboreando un abrazo, un beso, el calor humano...así quiero que crezcan y así están creciendo. 

Gracias a mí y a mi familia por todo ello.

PD.- Abrid los ojos, sacad las astillas de vuestra vida. Os aseguro que así viviréis más libres y más felices.

jueves, 5 de febrero de 2015

Un invierno con suerte

Nieva fuera.
Y tengo la suerte de tener 2.60 para poder pagarme una latte, calentita.

Es el cuarto viaje al paraíso: uno en cada estación. Y no sé cuál me ha gustado más. Porque cada estación me ha dado lo suyo, ni más ni menos. Y lo he disfrutado como si cada viaje fuera único. Que lo es. Pero en ocasiones no nos damos cuenta de eso, de la unicidad de los días, de las noches, de cada momento.

Son las 19.15 de la tarde y aquí ya hay gente cenando.
Yo aún ando haciendo la digestión del exquisito plato que él me ha preparado hoy: arroz con setas y espárragos.

También con él tengo suerte. Con todo él. Con sus mil y una virtudes como persona y con sus menos de cien defectos. Es amor. Y de momento tengo la suerte de que es mi amor.

Podría hacer una lista interminable, inmensa, de todo aquello en lo que pienso que tengo suerte.

Nada como caer, o que te tiren, para levantarte con fuerza y ver la vida diferente, sacando todo su jugo, intentándolo al menos.

Viajo, me río, bailo, veo mundo, pruebo cosas. Siento el frío y el calor y por la noche cuando duermo, algunas noches, unos brazos inmensos me agarran y me atraen piel con piel, calor con calor y se siente una sensación de paz y agradecimiento inmenso.

¿Tengo o no tengo suerte?

"Nieva fuera.
Y tengo la suerte de tener 2.60 para poder pagarme una latte calentita".

(Este texto fue escrito en una libreta pequeña el pasado 27 de diciembre de 2014, delante de un latte macchiato, rodeada por desconocidos y en otro país. Nada mejor que viajar para salir de la zona de confort y darme cuenta de lo que tengo, de lo que tuve, de lo que no perdí, de lo que gané, de lo que encontré siendo yo...).

jueves, 29 de enero de 2015

¡Abre los ojos!: son nuevos tiempos.

Tener la oportunidad de escuchar a un profesional del marketing en Albacete no se da todos los días y más si es alguien como Alberto Alcalde.

La cita en FEDA (Federación de Empresarios de Albacete) una fría mañana de enero, ante un aforo empresarial de todas las edades y sectores productivos.

Ante mí, un hombre seguro del escenario y del discurso, lanzando mensajes positivos y realistas ante una audiencia que no conoce ni personal ni profesionalmente. Algo arriesgado. Pero él se mueve sin titubeos, sin chaqueta, sin papeles, con el único apoyo de una presentación impactante con mensajes tan directos como su argumento.

"Se impone actuar". Alberto Alcalde en "Marketing Fitness para empresarios". 


¿Estás en modo doing? ¿O no quieres cambiar nada?

¿Añoras el orden de antes? Yo también. Pero cuanto antes empieces a despedirte de él, antes empezarás a caminar...no sé hacia donde,pero caminar...

Sabemos lo que ha pasado, pero ya está bien de llorar. Actúa, muévete, forma a tus hijos...

Lo de siempre no vale. Lee. Hay miles de libros escritos. Necesitas reformularte.

Con la que está cayendo no nos queda mas remedio que vivir mojados. Ya sé que es incómodo, pero hay gente que lo hace y les va bien.

Hay que romper el miedo a la incertidumbre, no tener miedo y no quedarte parado.


¿Te gustan estas frases? Pues aún hay más: 

La incertidumbre empresarial nos mata por dentro. Pero debe ser nuestro modus vivendi. El miedo nos paraliza y nos incapacita. Para. Piensa.

Tenemos pánico a compartir y no nos damos cuenta de que es la solución a los problemas. Porque parte de lo nuevo es contar lo que haces. 

No le cuentes a nadie q tienes algo estupendo, no sea que te copien. ¡¡¡¿¿¿Pero aún no te has enterado de que  que vivimos en la época de compartir???!!!!

Conoce a tu público. Haz sólo aquello que necesita tu consumidor. Y comunicación. 

Ob-je-ti-vos. ¡Márcatelos!


Y la guinda del pastel: 

Plántate ante una hoja en blanco, con audacia y sentido común.
Fuera lágrimas. 
Genera un discurso. Tú discurso. 
Ten algo que contar. 
Y mide. No se te olvide medir en marketing.


Para terminar, y esperando que mi post os sirva para propulsaros al igual que a mí me sirvió la sesión de Alberto, os dejo con el vídeo que usó él en la sesión. 
¿Qué hacéis tú y tu grupo ante lo diferente, ante lo nuevo, ante lo desconocido? 





jueves, 4 de diciembre de 2014

Tu pelo se alimenta de lo que comes

Estar bien alimentados y tener bienestar emocional se refleja en el aspecto de la piel y también del pelo. Y de eso va este post: qué comer para mantener un cabello bonito por más tiempo y algunos sencillos consejos que te queremos dar para ello.

Antes de nada, y ante posibles dudas sobre el estado de tu pelo, debemos decirte que consultes a tu peluquera (o peluquero). Si eres una persona asidua de sus servicios, y ellos unos profesionales, conocerán a la perfección la salud de tu pelo nada más verlo y sabrán aconsejarte sobre los productos más adecuados para la higiene capilar y diaria.

Y si además quieres completar esos consejos con otros de tipo nutricional, te vamos a dar unas sencillas pistas.

La primera es que tengas cuidado con las dietas drásticas o dietas milagro porque el pelo es fiel espejo de ellas. Eso de rebajar peso en poco tiempo...no. Ni es sano ni a la larga es efectivo. Te recomendamos que vigiles tu alimentación, consulta a un nutricionista, y haz ejercicio. Una hora de caminata al día (de 5 a 6 kilómetros) te ayudará a estar en forma y sentirte mejor. ¡Busca hueco para mover tu corazón y tus piernas!

Y ahora sí, hablemos de alimentos:

* Verduras como el brócoli, el puerro y los espárragos, frutas como la piña y el coco y todos los quesos, favorecen la depuración de toxinas y ayudan a tener buenas digestiones. En tu pelo, favorecen la síntesis entre queratina y colágeno.

* Las verduras de hoja verde como espinacas y acelgas, la soja, las lentejas y la carne de pavo o de pollo son indispensables para transportar oxígeno y proteínas y ayudan a metabolizar vitaminas. Indispensable para transportar oxígeno y proteínas y ayuda a metabolizar las vitaminas del tipo B. Su carencia provoca que el pelo sea frágil y rompible.

* Nueces o pescados azules, como el atún, el mero o la merluza, ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y mejoran los del bueno. Un déficit en su consumo hacen que el pelo esté más seco de lo normal, opaco y rebelde.

* El calabacín, el champiñón o la calabaza, el melón o los kiwis, yogures y pescados, como el salmón o el emperador, ayudan en la síntesis de proteínas y a metabolizar carbohidratos. Su déficit en el consumo hace que las uñas estén débiles, piel apagada y el cabello se caiga.

* Legumbres, como los garbanzos o las habichuelas, arroz o pan integral y los cítricos, si no los tomas puedes acabar con anemia. La ausencia de hierro en sangre afecta a la formación de los elementos que conforman el folículo piloso.

Así que por favor, cuida tu alimentación. Porque cuidar el pelo no sólo se hace en el exterior, sino también desde nuestro interior.





lunes, 1 de diciembre de 2014

1 de diciembre: cerremos la brecha



Albacete, 1 dic 2014World AIDS Day 2014 is an opportunity to harness the power of social change to put people first and close the gap. Ending the AIDS epidemic by 2030 is possible, but only by closing the gap between people who have access to HIV prevention, treatment, care and support services and people who are being left behind. 
Closing the gap means empowering and enabling all people, everywhere, to access the services they need.
  • By closing the HIV testing gap, the 19 million people who are unaware of their HIV-positive status can begin to get support.
  • By closing the treatment gap, all 35 million people living with HIV will have access to life-saving medicine.
  • By closing the gap in access to medicines for children, all children living with HIV will be able to access treatment, not just the 24% who have access today.
  • By closing the access gap, all people can be included as part of the solution. 
Closing the gap means that ending the AIDS epidemic by 2030 is possible. 

Más info: www.unaids.org

domingo, 30 de noviembre de 2014

Breves consideraciones personales sobre el fútbol

Desde bien pequeños, en casa, hemos sabido lo que es hacer deporte y disfrutar con él. Nunca competir en el más extremo sentido de la palabra, nunca hacer "guarrerías" en un partido para ganar, ni machacar al contrario.

De esto se han encargado mis padres y, sobre todo, mi padre. Con él fue con quien empezamos a vivir el deporte: mis primeras Le Coq Sportif, mi primer bañador de competición, mi primera raqueta de tenis, mi primer balón tricolor de basket, mis primeros patines, mi primera pista de esquí, ...

El deporte formaba parte de nuestras vidas. El fútbol también aunque yo no practicara.

Desde siempre acompañándole a partidos, primero del CP Villarrobledo; ya después, con los Veteranos; luego, de entrenador de categorías inferiores del Albacete Balompié; o trasladando su pasión a chicos de equipos de localidades limítrofes de Tercera División. Incluso formando una escuela de fútbol en Villarrobledo, la del Atlético Villarrobledo.

Pérez.
Temporada 66/67.
CP Villarrobledo.

Mi padre, que "mentía" a mi abuelo para irse a jugar a su gran pasión, el fútbol, y que era castigado cuando volvía a casa por doble motivo (mentir y jugar al fútbol), nunca nos enseñó que los violentos forman parte del deporte. 

Mi padre, que hoy presume de ser entrenador nacional y yo con él, ha amado y ama este deporte y no entiende que grupos de radicales violentos y matones formen parte de clubes y que lo único que hagan sea ensuciar un nombre, un estilo de vida, una forma de ser. Y yo tampoco.

Mi padre, que tiene los meniscos tocados herencia de una época vivida y disfrutada al máximo, no comparte, ni yo tampoco, que presidentes justifiquen la violencia diciendo que son actos cometidos fuera del campo, ni que haya afición que insulte a jugadores por ser del equipo contrario, ni que haya banderas y bufandas con la palabra "odio" escrita en ellas.

Mi padre, que es hombre de fútbol, insiste que eso no es fútbol y que eso no debería estar vinculado al fútbol. Y yo también.

Porque mi padre, que es del Real Madrid y yo con él, aunque ahora presumo también de otros colores sólo para hacer de esto algo más emocionante, quiere llevar a mis hijas a campos de fútbol a que vean fútbol y no a energúmenos chillando, insultando y vejando a los del equipo contrario. 

Porque quiere que aprendan a disfrutar, como nos enseñó a nosotros, de partidos en los que a veces lo que sobra es testosterona. 

Porque quiere que no se repitan escenas como las de esta mañana en Madrid. 

Porque quiere que los violentos estén fuera de los campos de fútbol. Y lejos. Muy lejos. 

Mi padre, que fue el que me enseñó hace años lo que es un fuera de juego y al que yo he visto una y mil veces andar sobre botas de taco, quiere que el fútbol siga siendo eso: fútbol, deporte, diversión, entretenimiento, y no un motivo que justifique ni una pelea ni una muerte.

Y yo también.